El presente estudio busca ampliar el conocimiento existente sobre la realidad que vienen atravesando las comunidades campesinas y nativas de la región Junín en el contexto del cambio climático, a fin de facilitar la toma de decisiones políticas y la implementación de acciones desde las entidades competentes, de manera coordinada y con la participación de las organizaciones de la sociedad civil regional y local.

El ámbito del estudio corresponde a la microcuenca del Yacus en la provincia de Jauja y a la microcuenca de Capiri en la provincia de Satipo (Junín). En la primera, se recogió información de las comunidades campesinas de Masma, Masma Chicche, Ñuñunhuayo y San José de Apata; y, en la segunda, de las comunidades nativas de San Juan de Cheni, Boca Cheni y Yavirironi.

El análisis de los datos recopilados revela que los impactos del cambio climático ciertamente se perciben en el ámbito de las comunidades y vienen generando gran preocupación entre las familias comuneras. Sin embargo, no se distingue una asociación clara entre los eventos climáticos y los efectos que producen en el ecosistema y, por ende, en sus actividades productivas. Más bien, lo que expresan estas personas es una fuerte incertidumbre, percepción de afectación y ansiedad, precisamente, por el hecho de no comprender bien la relación entre las distintas variables. Sumado a ello, existe una preocupación por lo impredecible que se han vuelto los eventos climáticos en los últimos años y sus consecuencias concretas en la planificación de la campaña agrícola y la producción pecuaria. Las acciones que podrían considerarse como respuestas o estrategias de resiliencia frente al cambio climático son aún aisladas y no suponen una real coordinación a nivel comunal.