Nuestras semillas, nuestra identidad

Nuestras semillas nativas y criollas garantizan la sobrevivencia de las especies, representan el origen de la productividad agraria y son utilizadas de diversas formas, directa e indirectamente, en la alimentación humana y animal. Además, constituyen una fuente de materia prima para la obtención de productos de amplio uso industrial y varios otros esenciales para el mantenimiento y la mejora de la calidad de la vida humana; sin embargo, en la actual Ley General de Semillas N° 27262, las semillas nativas pertenecen al sector informal, lo cual las excluye de importantes mercados, señalándolas como de poca calidad, como, por ejemplo, el sector público.

¿Qué exigimos? 

Las semillas nativas, controladas por campesinas y campesinos también la base de la producción agroecológica, no responden a un control económico de precio, pues están con libre disponibilidad, lamentablemente el marco normativo presiona a las/os pequeñas/os productores para abandonar su sistema de semillas nativas y que adopten otro sistema.

En este sentido, desde el Grupo Impulsor Nacional de Semillas Nativas, que agrupa a gremios de más de 14 regiones del país, en alianza con FOVIDA, Oxfam y Sweden Sverige, exigimos a través de la campaña “Nuestras semillas, nuestra identidad”, la modificatoria de la actual Ley General de Semillas N° 27262, incorporando un capítulo dedicado a las semillas nativas y locales.

Es por ello, invitamos a la población a acompañar el camino de Muro, una semilla nativa con identidad y sumarse por futuro con soberanía para exigir juntos/as el reconocimiento de nuestras semillas nativas y locales, a través de la difusión de la situación de las semillas, así como las propuestas construidas desde las organizaciones agrarias a nivel nacional. Y a las entidades competentes, comprometerse en esta lucha y garantizar la modificatoria de la Ley N° 27262.

Publicaciones

Noticias